CETM-Madrid se muestra «prudente y moderada» ante la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que ha anulado Madrid Central por defectos formales.

La sentencia del máximo órgano judicial de la Comunidad de Madrid constata «que el proyecto de Madrid Central se aprobó de manera improvisada, precipitada, con claros tintes electorales, sin el consenso de los sectores afectados, y sin los necesarios estudios de impacto económico, que sólo para el sector del transporte suponía un coste de 1.300 millones de euros por la exigencia de renovar el 80% de la flota».

En consecuencia, en un encuentro mantenido con el delegado de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Borja Carabante, junto con más organizaciones de la Plataforma Madrid Sostenible, esta misma semana la organización le ha planteado una revisión profunda y total de la regulación de la zona de bajas emisiones del Distrito Centro, una vez constatado el fracaso de Madrid Central”.

A su vez, los representantes municipales estiman que los argumentos de las sentencias son sólidos y concluyentes, lo que dificulta la posibilidad que prosperen posibles recursos, si bien la regulación de Madrid Central no dejará de tener efectos hasta que no sean firmes las sentencias.

Por otra parte, los empresarios madrileños de transporte y distribución han recordado a los responsables del Ayuntamiento de Madrid que sigue pendiente la modificación del calendario de renovación de flotas y el plan de ayudas anunciado, absolutamente prioritario para el sector del transporte dado que, ante las situaciones actuales generadas por la crisis del coronovarius, las empresas y los autónomos “no pueden asumir las inversiones que establece el calendario de acceso a la zona centro a los vehículos DUM”.