El transporte de mercancías por carretera de la Región de Murcia atraviesa, según Manuel Pérezcarro, secretario general de Froet,  “una situación difícil», pese a las buenas cifras de movimiento de mercancías en el último año en la autonomía, y en la que “no se entiende que habiendo más trabajo, la rentabilidad de las empresas baje”.

Esta circunstancia paradójica explica, a juicio de Pérezcarro, que “las empresas no están obteniendo la rentabilidad necesaria para poder atender las demandas laborales o reinvertir en la flota, en un escenario marcado, a nivel internacional por la preocupación que genera el Brexit en una comunidad autónoma con un fuerte componente de transporte internacional.

Esto podría además implicar limitaciones de acceso en los pasos fronterizos por los trámites aduaneros, y a nivel del país por el fuerte crecimiento que desde hace un tiempo registra el segmento de comercio electrónico y que se traslada a la paquetería, que, según la asociación, seguirá creciendo en el futuro inmediato si las normativas municipales no impiden su ascenso.

De igual modo, para Froet, que celebra su asamblea general esta misma semana, el sector de la comunidad murciana sigue enfrentándose a graves problemas como el de ser considerado el principal causante de la contaminación, la carga impositiva que soportan los carburantes, y la imposibilidad de repercutir el incremento de los costes a los cargadores.