Transporte de mercancías por carretera en Galicia

El número de empresas de transporte en Galicia asciende a 6.726.

La Federación Gallega de Transportes de Mercancías, Fegatramer, ha hecho balance de la situación del sector en Galicia, que supone el 4,5% del PIB de la región y ha empleado a más de 29.250 personas en 2015.

En esta Comunidad Autónoma, el 81% de las mercancías se transportan por carretera, y dadas las limitaciones en la inversión en infraestructuras y las necesidades actuales del mercado, se prevé que en los próximos 25 años la transferencia de cargas a otros modos, como el marítimo o el ferroviario, se situará entre el 7% y el 9%.

A octubre de 2016, el número de empresas de transporte público de mercancías en la zona asciende a 6.726, habiendo perdido más de 1.300 desde que comenzó la crisis en 2008. En este momento, 4.364 se dedican al transporte pesado y otras 2.362 al transporte ligero.

Por su parte, el parque de autorizaciones de vehículos de transporte público de mercancías con tracción propia asciende a 20.938, que se dividen en 15.216 para transporte pesado y 5.722 para el ligero. En cambio, en 2008 estas cifras se situaban en 15.005 y 5.728 respectivamente.

Se han dado de baja más de 2.000 vehículos de mercancías desde el inicio de la crisis, lo que ha afectado especialmente al segmento pesado, que en los últimos dos años ha vuelto a recuperarse. En cambio, el segmento ligero ha llegado a aumentar en este periodo.

Aumento de los impuestos al sector

A la coyuntura económica, es necesario añadir la continua oscilación de los precios del crudo, así como el aumento de las tasas, peajes e impuestos a las empresas de transporte.

En el caso de Galicia, el consumo de gasóleo del sector del transporte público de mercancías por carretera ha ascendido a más de 720 millones de litros en 2015, lo que supone que las empresas han abonado unos 705 millones de euros, de los cuales más del 50% corresponden a impuestos.

Aunque la demanda de servicios en algunos subsectores ha repuntado, la federación recuerda que se ha registrado una bajada de los precios y no hay suficiente liquidez en los mercados financieros, ya que no hay ayudas a la renovación de flotas o al crecimiento empresarial.

Por otro lado, aseguran que la «excesiva e inadecuada» regulación normativa de ámbito estatal y europeo limita el desarrollo de la actividad. Asimismo, indican que la estructura empresarial se caracteriza por una gran dispersión, ya que el 54,6% de empresas tiene un solo vehículo y el 90% no supera las tres unidades, lo que dificulta su acceso a nuevas tecnologías, financiación y formación.