La Asociación del Transporte Internacional por Carretera ha solicitado al Gobierno protocolos de actuación y equipamientos de protección frente al coronavirus. El objetivo es proteger la salud de los conductores que deban pasar por zonas de riesgo de contagio, como Madrid, La Rioja y Vitoria.

En una época en la que se van generalizando las restricciones a la circulación de camiones en Europa, como en Italia y Austria, y las cuarentenas a nivel nacional, la Asociación insiste en que los conductores de transporte por carretera deben poder seguir circulando para garantizar los suministros.

El transporte es uno de los pocos sectores que «tiene que seguir trabajando en tiempo y forma«. Por ello, Astic ha pedido marcos de actuación y medidas de protección centradas en estos profesionales.

Propuestas

En concreto, ha propuesto al Ejecutivo que prohíba la participación de los conductores en las labores de carga o descarga. Esto reduciría drásticamente los contactos con el personal y los equipos de los puntos de carga o descarga.

También pide que se suspendan las prohibiciones actuales al descanso semanal en cabina. En su opinión, es «absurdo» obligar a los conductores a frecuentar establecimientos hoteleros en zonas afectadas, interactuando con la población local.

Para que los descansos puedan realizarse, en la medida de lo posible, fuera de las zonas aisladas por la epidemia, Astic ha reclamado flexibilidad en la aplicación de los tiempos de conducción y descanso.

Por último, en caso de agravamiento de esta alerta sanitaria, podrían establecerse restricciones a la circulación por zonas afectadas y debería valorarse la reducción parcial o total de las cotizaciones a la Seguridad Social, y flexibilizaciones en liquidaciones de impuestos, para evitar la generalización de medidas de regulación de empleo o estrangulamientos de liquidez que pongan en riesgo las empresas y empleos.