Sin aportar gran cosa, y sin aclarar del todo la situación, la reciente Instrucción dictada por la Dirección General de Tráfico en relación con la estiba de mercancías para el transporte por carretera sí que parece que ha contribuido a sosegar los ánimos del sector y la confusión que había introducido el Real Decreto que entró en vigor en mayo, así como la falta de definición de las autoridades.

Por un lado, Atfrie se congratula de que la DGT haya rectificado su posición para limitarse a sus funciones, al alinearse con lo que dicta la Ley de Contrato de Transporte Terrestre, pero, por otro, Fetransa dice asumir «con cautela las matizaciones trasladadas por Tráfico a sus agentes, en relación con la aplicación de la norma que entró en vigor el pasado 20 de mayo y que , en principio, trasladaba toda la responsabilidad de la estiba de la carga al transportista».

Ambas asociaciones insisten en pedir prudencia a los transportistas, así como en que documenten en sus cartas de porte quién ha sido el responsable de la estiba en cada caso, ya que, como indica Fetransa en un comunicado emitido la semana pasada, «en muchos casos, el conductor no interviene en el proceso de la estiba, por lo que es difícil que pueda achacarse en esos casos, una responsabilidad directa en caso de inspección», aunque, por otra parte, defiende que la responsabilidad en la estiba «debería ser una medida de carácter imperativo para el cargador”.