transporte por carretera La Rioja N-232

El transporte riojano estima que las medidas puestas en marcha en la N-232 para reducir la siniestralidad vial «son ineficaces e insuficientes».

Los datos suelen ser tozudos y, si las cuentas están bien hechas, no suelen variar y dicen las verdades del barquero.

En el caso de La Rioja, las tristes cifras de accidentalidad vial, como explica CETM La Rioja, que «el incremento de dos puntos negros en la N-232, pese al desvío obligatorio de camiones de esta vía a la AP-68, ponen de manifiesto una vez más que los vehículos pesados no son los únicos ni los máximos responsables de los accidentes de tráfico en esta vía».

En este sentido, el sector riojano de transporte se siente señalado como el principal culpable del aumento de la siniestralidad vial y defiende que «las medidas puestas en marcha desde las diferentes administraciones para paliar este grave problema social son ineficaces e insuficientes», ya que, según documenta CETM La Rioja, «pese al desvío obligatorio de camiones a la AP-68, el número de fallecidos en esta carretera es similar al registrado los años previos al citado desvío».

Por este motivo, los transportistas de la región reiteran que «la única solución a la elevada siniestralidad en la N-232 pasa por el desdoblamiento de esta vía» y apuntan que «mientras no se acometan las obras de este desdoblamiento seguiremos lamentando accidentes en esta carretera».