Pese a que desde finales de mayo existe una norma europea con medidas específicas y temporales relativas a la prórroga de los certificados, permisos, licencias y autorizaciones validez de manera armonizada en todos los Estados Miembros, la Administración española ha decidido establecer su propia regulación nacional.

Esta situación supone un contratiempo para Fenadismer al desembocar en una situación «totalmente descoordinada e incoherente por cada Departamento Ministerial» que, en consecuencia, ha originado «una importante inseguridad jurídica a todos los ciudadanos y empresas que deben renovar los permisos y autorizaciones caducados durante el estado de alarma que se enfrentan un jeroglífico de normas diferentes y con plazos dispares unas con otras».

En este sentido, la patronal enumera lo que califica de “trampa” en lo referente a la prórroga en la revisión técnica de los vehículos, dado que hecha la revisión, la estación de ITV podrá en la pegatina como fecha la del día en que venció.

De igual modo, la institución también acusa a la DGT de limitar la prórroga de los permisos y licencias de conducción caducados “a mitad de partido”, dado que aquellos que caduquen desde el pasado 1 de junio deberán renovarlo inmediatamente ya que, pese a estar vigente el estado de alarma.

Sin embargo, aclara Fenadismer, «en plena ceremonia de la confusión, este criterio restrictivo no se aplica para todos los permisos de conducir, ya que para los permisos de conducir de mercancías peligrosas cuya validez finalice entre el 1 de marzo y el 1 de noviembre de 2020, se les amplía su validez seguirán hasta el 30 de noviembre».

Frente a estos criterios, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana mantiene el criterio de extender la vigencia de todo lo que caduque hasta la finalización del estado de alarma previsto para el próximo 21 de junio para gran parte de las revisiones y documentaciones que no se hubieran podido tramitar durante el confinamiento.