Tráfico rodado en el puerto de Calais

Las autoridades británicas y españolas esperan que las relaciones comerciales no cambien tras el ‘Brexit’.

La elección de Boris Johnson con primer ministro británico parece acercar aún más la posibilidad de que el Reino Unido abandone la Unión Europea el próximo 31 de octubre sin un acuerdo definitivo.

Ante esta situación de ‘Brexit’ duro, el transporte tiene que prepararse porque, como refiere CETM, podrían implantarse nuevas medidas de control en los puntos fronterizos y aduanas.

Dada la importancia de las relaciones económicas entre España y Reino Unido, ambas Administraciones esperan que las relaciones comerciales sigan manteniéndose como hasta ahora.

Sin embargo, conviene que los transportistas que operan en el país británico que lleven toda la documentación a bordo del camión, lo que incluye pasaporte, declaración sumaria de entrada (ENS), declaración de seguridad y la tarjeta verde o documentación que acredite que el vehículo está asegurado, así como que se envíen por vía telemática para garantizar su recepción en el lugar de destino.

Así mismo, la documentación para los transportistas europeos se mantiene igual, es decir, no hay documentos nuevos en proceso, toda vez que el Gobierno británico ha confirmado que continúan vigentes los acuerdos sobre horas de conducción, reconocimiento del CAP, licencia comunitaria y cabotaje.

Además, en los casos de los regímenes TIR, ADR, ATP y Mudanzas no se presentan modificaciones, pero para productos de origen animal deberán someterse a los controles y legislación británica.

Por lo que respecta a los aranceles aduaneros, aunque el Reino Unido ya ha publicado las cuantías, sin embargo, tampoco descarta que se produzca una subida de los precios.