La Federación Valenciana de Empresarios del Transporte y la Logística, FVET, ha solicitado a la Generalitat Valenciana que garantice la apertura de bares y restaurantes situados en la carretera y polígonos industriales ante un posible cierre de la hostelería valenciana por el Covid-19.

Tras lo sucedido en Cataluña y Navarra, los transportistas insisten en que el cierre no debería ser generalizado, puesto que se debe garantizar que los conductores puedan trabajar en condiciones dignas, al contrario de lo que sucedió en muchos casos en el estado de alarma.

«Los conductores, después de muchas horas de conducción para poder garantizar el suministro a supermercados, farmacias y hospitales, no tenían sitio donde asearse, ducharse o ir al baño, ni siquiera un lugar donde comer un plato caliente«, explican desde FVET.

El sector, que ha sido catalogado como esencial durante los últimos meses por su trabajo durante la pandemia, considera que los transportistas profesionales han sido en muchas ocasiones maltratados.

Por ello, en la Federación piden que se escuchen sus reclamaciones y se facilite su actividad, manteniendo los servicios básicos. Es fundamental asegurar unos condiciones óptimas de trabajo para los responsables del suministro de productos de primera necesidad y del material necesario para asegurar una correcta atención sanitaria y hospitalaria.