La aparición de nuevas cepas más peligrosas de covid-19 y el hecho de que Andalucía ya haya empezado a vacunar a los estibadores han llevado a la CETM a pedir de nuevo al Gobierno la incorporación de los conductores profesionales como grupo prioritario en el proceso de vacunación.

La confederación empresarial defiende que los conductores, «al igual que los estibadores, son un grupo de riesgo debido a la movilidad que implica su actividad, un hecho que se suma a la exigencia de los cargadores para que realicen las labores de carga y descarga».

A juicio de la patronal, «España no puede arriesgarse a que se produzcan fracturas en las cadenas de suministro si nuestros conductores se contagian, puesto que su papel es fundamental para garantizar el abastecimiento de la población y el suministro (la propia vacuna incluida)».

Tres meses sin noticias de Sanidad

De igual modo, CETM recuerda que han pasado más de tres meses desde que la Confederación envió una carta a la ministra de Sanidad «pidiéndole la inclusión del colectivo y ni siquiera hemos obtenido su respuesta».

La organización afirma, además, que «el abandono que sufre el transporte de mercancías por carretera nos hace pensar que el Ejecutivo no es consciente de la importancia de su labor o que, como el compromiso de nuestras empresas para mantener el funcionamiento de la cadena de suministro siempre ha sido firme, no es capaz de valorar todo el esfuerzo que hay detrás, omitiendo que gracias a las empresas de transporte no ha faltado de nada en supermercados, farmacias y hospitales durante la pandemia».

Finalmente, CETM reclama «que los profesionales del transporte deben incluirse a la mayor celeridad posible en el plan de vacunación, puesto que todos deberíamos ser conscientes de que, si la salud de los conductores profesionales está en riesgo, corre peligro todo lo demás«.