La anunciada aceptación en el borrador de la LOTT de la “acción directaparece que finalmente queda más diluida de lo que en un primer momento pensaban las asociaciones del CNTC. Durante las reuniones del miércoles y jueves de los grupos de trabajo auspiciados por Ana Pastor el pasado 10 de septiembre, el subdirector general de Ordenación y Normativa, Emilio Sidera, ha aclarado al Comité que la posibilidad de que el transportista reclame contra el cargador principal en caso de impago por parte del intermediario, “sólo podrá llevarse a cabo siempre que el cargador no haya pagado previamente al intermediario”.

Con esta matización, las asociaciones de transportistas entienden que se limita la “acción directa” existente en otros países europeos, que permite al transportista reclamar al propietario de la mercancía ante la falta de pago del intermediario, “haya o no cobrado por parte del cargador o de otro intermediario”.

En estos grupos de trabajo, las asociaciones del CNTC ha vuelto a reclamar la armonización del céntimo sanitario en todas las comunidades autónomas y la devolución obligatoria del impuesto recaudado a las empresas transportistas. A  esto se suma la del mantenimiento del gasóleo profesional en la Unión Europea, incluido para los vehículos de transporte de menos de 7’5 toneladas.

Una vez más, las asociaciones se han opuesto a la euroviñeta en España alegando que “soportan ya una importante presión fiscal por otros impuestos”.

Por su parte, Cetm, Astic y Fvet reclamaron la eliminación del régimen fiscal de módulos para el sector del transporte para 2015, con un periodo transitorio de reducción de los transportistas autónomos que se pueden acoger durante los años 2013 y 2014, si bien esta propuesta fue rechazada por Fenadismer y Fetransa.

Sin necesidad de autorización entre 2 y 3,5 MMA

El subdirector general también anunció que a los transportistas titulares de vehículos de transporte de 2 a 3’5 toneladas se les exigirá disponer de establecimiento y otros requisitos técnicos, pero no se les exigirá poseer capacitación profesional de transportista ni realizar el visado de su autorización de transporte.

Las asociaciones también pidieron que el proyecto de LOTT incluya la  reducción del 50% del importe de las sanciones por pronto pago; la introducción de la responsabilidad objetiva de los conductores; la exigencia de capacitación profesional y la obligatoriedad de visado de la autorización de transporte para los vehículos de 2 a 3’5 toneladas, y la limitación del plazo máximo de pago a 30 días en los servicios de transporte.

Otros aspectos abordados se centraron en el ámbito sociolaboral, con propuestas de los transportistas como la de promover la modificación del Reglamento europeo sobre tiempos de conducción y descanso para mejorar la regulación de los descansos semanales; el establecimiento de la jubilación anticipada para los conductores profesionales; ampliar el presupuesto para años sucesivos del Plan de Ayudas de Abandono a la actividad de los transportistas de edad avanzada; el incremento del importe del Plan de ayudas a la formación  o el establecimiento de la prohibición de que los conductores profesionales de vehículos pesados realicen las labores de carga y descarga.

Finalmente, para conseguir una mayor unidad de mercado, el Comité reiteró  la necesidad de eliminación de las restricciones de circulación de carácter genérico; la desaparición de la obligatoriedad de registro en las diferentes CCAA para la realización de actividades de transporte especializados o la homogeneización de la normativa sobre pesos y dimensiones.