Renault Trucks se ha planteado cómo será el transporte urbano de mercancías en 2030 o en 2040. Por este motivo, ha imaginado Connect, un concept truck a escala 1/25 que propone diferentes pistas de reflexión para diseñar y crear el vehículo de distribución urbana del futuro.

La denominación Connect hace referencia a la posibilidad de conectar el camión para recargarlo y a la telemática que se equipa a bordo y que en el futuro, será indispensable y permitirá informar al conductor sobre el estado del tráfico, el nivel de autonomía de su vehículo o para indicarle el centro de recarga más cercano.

La concepción del vehículo se enmarca en la reflexión global de Renault Trucks sobre el transporte urbano de mercancías y las soluciones propuestas se basan en fundamentos que podrían ser materializados a nivel industrial.

La puesta en práctica de estas soluciones sobre una maqueta es la primera etapa para ensayarlas y para estudiarlas de manera más concreta. Otras soluciones irán enriqueciendo esta reflexión y serán la base de futuros modelos.

Características de Connect

Para este concept truck, se ha elegido la propulsión eléctrica porque en 2040 el acceso a los centros de la ciudad estará reservado a los vehículos que no contaminen y que sean silenciosos.

Debido a la presencia de motores eléctricos en las ruedas delanteras y a la integración de las baterías en el chasis, el suelo de Connect es plano, lo que permite obtener un umbral de acceso que está al nivel de la acera y hace que la carga y la descarga, tanto por la puerta trasera como por los lados, sea más segura.

El vehículo de distribución urbana del futuro según Renault

Para facilitar aún más el movimiento, el asiento del conductor ha sido desplazado hacia la posición central, de modo que puede bajar y subir tanto por la izquierda como por la derecha. Incluso puede acceder desde su cabina directamente a la mercancía, limitando así las subidas y bajadas del camión.

Asimismo, la posición central proporciona al conductor un campo de visión más amplio, tanto de frente como lateral, lo que refuerza la seguridad del conductor y de los otros usuarios. La visión trasera se concreta con una pantalla en el salpicadero, que retransmite la imagen de las cámaras situadas en la parte de atrás del vehículo.