En un verano convencional es la llegada de turistas a las costas españolas la que implica una modificación de las cadenas de suministro, que se adaptan a un desplazamientos de los principales centros de consumo de las principales ciudades del país a las grandes zonas vacacionales.

Así mismo, en los últimos años, y no solo con la pandemia, el período estival de vacaciones también marca un incremento de las ventas del canal on-line.

En concreto, según un análisis realizado por Webloyalty, el comercio electrónico crece un 23% en los meses de verano en comparación con la primera parte del año, donde el consumo es más sostenido.

El canal on-line sigue de esta maera un patrón de comportamiento reflejado ya en años anteriores y que se asocia directamente con la época estival.

En este mismo sentido, la compañía también indica que este año se espera que el turismo, fuertemente azotado por la pandemia, recupere actividad de reservas en el mes de junio, gracias a la mejora que se ha registrado en los ratios de vacunación y la bajada de la incidencia acumulada por contagios de coronavirus en España.

Junto al turismo, además, otros sectores que aumentan su actividad durante el mes de junio son moda y ocio, con compras impulsadas por el cambio de hábitos que se produce durante las vacaciones.