camiones aparcados vehículos industriales transporte carretera

En el sector Servicios los plazos medios de pago se han reducido en dos días entre 2017 y 2018.

Desde hace largo tiempo, el sector del transporte reivindica sin éxito que sus clientes paguen sus facturas en plazo, un problema que es común a otros segmentos de actividad económica y que involucra también a las grandes empresas del país.

En este sentido, la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad estima, a partir de un estudio de reciente elaboración, que las compañías de Ibex35 liquidaron sus facturas en un período medio de 169 días, casi el triple del plazo permitido de 60 días, con lo que la morosidad de las compañías del selectivo alcanza los 60.409 millones de euros.

Sin embargo, en el último año, los retrasos en los pagos de estas empresas han disminuido un 7%, pasando de los 182 días de 2017 a los 169 del año pasado.

Con mayor detalle, en el sector del Comercio y Servicios, donde se encuadran las actividades logísticas y de transporte, es el que registra una mayor demora en la liquidación de sus facturas, con unos plazos medios de pago de 339 días en 2018, frente a 341 de 2017.

Según la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad, estos datos demostrarían que «algunas de estas grandes compañías se financian, en cierta manera, a costa de sus propios proveedores, en su mayoría pymes y autónomos, vulnerando la ley a través del uso de su posición de dominio”, algo que, además, «provoca que nuestras empresas y autónomos pasen por una situación de desigualdad e inferioridad y, al mismo tiempo, que sean menos viables y competitivas que las empresas de los países de nuestro entorno».