En 2010, Volvo Trucks presentó el primer Volvo FMX, un camión desarrollado específicamente para la exigente industria de la construcción. Recientemente, ha lanzado al mercado su tercera versión, que cuenta con una cabina completamente nueva y con más visibilidad, que se puede mejorar aún más colocando una cámara en la esquina del pasajero.

Diseñado ya para futuras líneas motrices eléctricas y certificado para el uso de HVO, pretende ofrecer una combinación superior de agilidad y durabilidad, y ha sido construido para realizar las tareas más exigentes, incluso en terrenos muy abruptos.

El nuevo FMX presenta un bogie de 38 toneladas que permite un peso combinado bruto de hasta 150. Además, la suspensión delantera se ha mejorado para soportar cargas del eje delantero de hasta 10 o 20 toneladas para ejes delanteros dobles en terrenos muy abruptos.

Los ángulos de giro se han aumentado, lo que da lugar a una mejor maniobrabilidad y a un menor desgaste de los neumáticos. Además, es fácil pasar del bloqueo del diferencial entre ejes al bloqueo del diferencial completo y viceversa.

Simplemente girando la nueva perilla de control de tracción, el conductor puede decirle al camión que sincronice automáticamente la velocidad de las ruedas antes de activar el bloqueo del diferencial completo.

Otra de sus ventajas es que a velocidades inferiores a 15 km/h, es posible cambiar la dirección de desplazamiento del camión, una opción especialmente útil si se combina con su dirección dinámica, al maniobrar en lugares estrechos.

Este sistema, Dynamic Steering, hace posible conducir un camión con un esfuerzo mínimo. Combina la dirección asistida hidráulica convencional con un motor eléctrico regulado electrónicamente instalado en el mecanismo de dirección.

Caja de cambios I-Shift

Por otro lado, la versión de construcción de la caja de cambios I-Shift permite circular en terrenos difíciles y montañosos con altos niveles de productividad y comodidad.

En 2016, se presentó el I-Shift con marchas cortas, lo que permite que el camión se aleje de un punto muerto con cargas de hasta 325 toneladas y conducir a velocidades tan bajas como 0,5 km por hora, una gran ayuda durante las maniobras de precisión.

En cuanto a la seguridad, destaca el control de crucero cuesta abajo, que establece una velocidad máxima, así como el sistema de frenos controlado electrónicamente. La Dirección Dinámica, con asistente de permanencia en el carril y asistente de estabilidad, está disponible como opción.

Además, conviene destacar el nuevo sistema de reconocimiento de señales de tráfico y la escotilla de techo de acero opcional, con un pomo de salida de emergencia que quita toda la trampilla.