Con la crisis sanitaria del Covid-19 y la interrupción de los vuelos internacionales de pasajeros, la cadena de suministro de productos alimenticios se puso en riesgo.

Sin embargo, Emirates SkyCargo trabajó para restablecer su conectividad internacional de carga, haciendo crecer su red desde los 35 destinos a finales de marzo hasta más de 130 a principios de octubre.

En la actualidad, transportan alrededor de 500 toneladas de alimentos cada día en la bodega de carga de sus aviones. En este sentido, se ha asegurado de que la capacidad de carga permanezca disponible en sus aviones de fuselaje ancho durante la pandemia para el transporte de suministros médicos urgentes, así como de alimentos.

Con ello, ha ayudado a los países y a supermercados a mantener sus suministros de alimento, apoyando a los agricultores que dependen de las exportaciones a seguir ganándose la vida en estos tiempos difíciles.

Gracias a la red mundial y al programa de vuelos habilitado, los productos alimenticios de diversos orígenes conservan su frescura, ya que se transportan con celeridad hacia sus destinos finales.

Con cada nuevo destino, la aerolínea abre una vía comercial más para los productos alimentarios en todo el mundo. Por ejemplo, a través de sus vuelos directos, ayudó a crear un mercado para las frutas tropicales de Vietnam en Oriente Medio y las exportaciones de esos productos se multiplicaron casi por cinco en solo un año en 2017.