La borrasca Filomena, que puso en alerta roja a gran parte de España a principios del mes de enero, supuso todo un desafío para la importación y exportación de la carga aérea, ya que obligó al cierre del aeropuerto de Madrid, con la consiguiente paralización de las operaciones.

A pesar de ello, Emirates SkyCargo ha podido mantener la conectividad con España para transportar mercancía esencial a través de sus vuelos de carga en Zaragoza y Barcelona.

El temporal le obligó a cancelar cinco vuelos entre Madrid-Dubái y Zaragoza-México los días 9 y 10 de enero. Sin embargo, entre el 12 y el 21, se reprogramaron siete vuelos que inicialmente tenían salida desde Madrid para que operaran desde Barcelona y Zaragoza, una modificación que requirió el uso de unos 50 camiones.

En concreto, se desviaron tres vuelos de carga a la ciudad condal y otros cuatro a Zaragoza. A esto se añaden dos vuelos adicionales entre Zaragoza y Dubái el 17 de enero, con 200 toneladas de carga disponibles, para minimizar el impacto de las interrupciones.

En conjunto, el rediseño del plan de vuelos de la aerolínea durante el temporal de frío y nieve permitió transportar más de 600 toneladas de carga entre España y Dubái.