Con el comienzo de marzo, ha empezado a operar el nuevo control de accesos de OPCSA para mejorar la seguridad y eficacia de la terminal de contenedores del puerto de Las Palmas.

Con una inversión de más de dos millones de euros, OPCSA dispone ahora de 130 cámaras de televisión, reconocimiento de vehículos y personas, y un protocolo, vinculado a red integral de vigilancia y control, que le sitúa como un operador confiable de acuerdo al perfil que exige la Administración de Aduanas.

La terminal canaria tiene un movimiento mensual de 1.500 vehículos para realizar todo tipo de operaciones de carga, descarga o depósito de mercancías, o para prestar servicios a la terminal.

Ahora, la entrada y salida de camiones para recibir o entregar mercancías es uno de los tráficos más habituales, que ahora dispondrán de tres casetas de entrada para realizar las gestiones que precisen en sus labores diarias, con lo que no sólo se controlarán los vehículos de forma visual y telemática, sino también la situación y el estado de los contenedores que transporten.

El nuevo control, que gestiona Securitas Seguridad, será el único acceso a la instalación, lo que permitirá centralizar la labor de identificación y control de toda persona que vaya a acceder a la terminal de contenedores y supone una mejora sustancial del sistema de seguridad de la terminal, con la instalación de molinetes bidireccionales con terminales duales.

De igual manera, también se han introducido barreras para el control de accesos de vehículos, que incorporan un sistema de reconocimiento de matrículas y un software de integración y control gestionará varios subsistemas integrados, como el programa de control documental de prevención de riesgos laborales, el CCTV, la interfonía, la gestión de presencia y las visitas, entre otros.