La escasez de conductores también es un problema en el transporte de mercancías por carretera de Castilla-La Mancha.

En este sentido, el sindicato UGT estima que en la región faltan entre 500 y 800 conductores de camión.

Según la central sindical, esta situación tiene su origen las condiciones internas de las empresas de transporte castellanomanchegas, las muchas horas de jornada, la difícil conciliación familiar y la falta de mano de obra femenina.

Así mismo, en el sector de la región se da la circunstancia, a juicio de UGT, de que muchos de los conductores empleados en el transporte eran de origen búlgaro y rumano que están regresando a sus países de origen al mejorar allí las condiciones de vida, algo que se está notando en el sector del transporte de la región.

En este mismo sentido, la central sindical afirma que se está produciendo una auténtica guerra entre las empresas de transporte de la región para contratar a conductores.

En Castilla-La Mancha se registraron el pasado mes de agosto un total de 1.795 conductores profesionales de camión en paro, mientras que ese mismo se suscribieron un total de 1.259 contratos para este colectivo.

Además, se da la circunstancia de que en las provincias de Albacete, Cuenca y Guadalajara se han producido más contrataciones que conductores hay en paro, con lo que se han tenido que traer conductores de otras zonas para cubrir estas vacantes.