Abertis y Zurich Seguros incentivan el circular por autopista

El presidente de Seopán, Julián Núñez, anima al siguiente Gobierno a que cree una sociedad pública para aglutinar a las autopistas en quiebra, en lugar de optar por la liquidación de las mismas.

España debería invertir entre 38.000 y 54.000 millones de euros anuales en los próximos 10 años en infraestructuras, a juicio de la consultora A.T. Kearney, que ha elaborado un estudio sobre las necesidades en este campo por encargo de Seopan, la patronal de las grandes constructoras.

En concreto, este informe indica que las inversiones deberían centrarse en ocho áreas, agua, energía, infraestructuras sociales, de transporte, medio ambiente, digitales, urbanismo y mantenimiento.

La consultora, pese a que reconoce que España tiene buenas infraestructuras en lo que es la red de carreteras de alta capacidad, la alta velocidad ferroviaria, los aeropuertos y los puertos, afirma que en el país existen carencias, como en el mantenimiento de las infraestructuras, el transporte de mercancías, las infraestructuras logísticas, las redes secundarias, la accesibilidad y movilidad urbana, los equipamientos para los ciudadanos y las telecomunicaciones.

El estudio indica también que esa inversión sostenida de entre 38.000 y 54.000 millones anuales en diez años crearía entre 500.000 y 750.000 empleos directos e indirectos al año, es decir entre 200.000 y 400.000 adicionales que los que genera el actual nivel de inversión. Además, tendría un impacto de entre 700.000 millones y un billón de euros en la actividad económica.

Con ese nivel de inversión que recomienda, que contrasta con los 23.000 millones que se destinaron en España en 2014, A.T. Kearney asegura que se podría conseguir también generar casi el 50% de la recuperación de los fondos invertidos a través del retorno fiscal.

Una sociedad pública conjunta

El presidente de Seopan, Julián Núñez, ha señalado que confía en que el próximo Gobierno pueda abordar nuevas soluciones para las autopistas de peaje en quiebra y ha insistido en que la mejor alternativa es la de crear una sociedad pública que aglutine a estas vías y no optar por la liquidación de las mismas.

Durante la presentación del estudio, la patronal de las grandes constructoras ha considerado que éste no es el momento más adecuado para cerrar una solución, algo que espera que sí logre el próximo Ejecutivo que salga de las urnas.

Asimismo, ha reconocido que los procesos de liquidación que han abiertos los juzgados en el caso de la AP-36 y la M-12, no dan una buena imagen de tranquilidad para los inversores internacionales.