Dos navieras se encuentran estudiando la posibilidad de establecer una conexión marítima entre los puertos de Málaga y Tánger, Marruecos, según señalan desde el puerto de Málaga, en el que consideran «clave» contar con este servicio de manera regular, aunque no sea con rotaciones diarias. 

El trayecto sería de unas cuatro horas de navegación y ayudaría tanto a diversificar los tráficos como a disminuir los riesgos derivados de la alta concentración de pasajeros y vehículos en la zona de Tánger-Ceuta-Algeciras-Tarifa, mejorando del mismo modo los tiempos de tránsito y reduciendo las esperas que se generan para embarcar.

Prueba de esta necesidad de diversificación es que Marruecos ofrece cada vez más puntos de embarque y desembarque, por lo que España también debería apostar por actuaciones similares. 

La conexión entre ambas ciudades depende, según indican desde el puerto, de que haya navieras interesadas, algo que se viene intentando «desde hace tiempo», pero es ahora cuando hay dos compañías que están realizando estudios sobre rentabilidad y las propias condiciones del servicio.

Por otro lado, la conexión debería contar también con apoyo público para un servicio que aspira a mantenerse todo el año. El puerto de Málaga confía en que muy pronto se pueda contar con esta rotación, que además se podría combinar con llegadas a otros puertos.