trasmediterranea congela el salario de sus trabajadores en 2012

El Gobierno central ha declarado desierto el concurso convocado para la línea entre la Península y Lanzarote, por lo que la línea, puesta en marcha por la compañía Trasmediteránea, podría dejar de funcionar a partir del 30 de septiembre.

A pesar de que la naviera confía en que se arregle la situación, la Cámara de Comercio ha advertido que perder la línea sería “un golpe” para la isla y exige que la ruta sea de “interés general” y obligatoria, “como sucede para el mismo barco con las islas de Gran Canaria y Tenerife, donde el barco seguirá viajando”, según informa Diario de Lanzarote. 

Cabe destacar que la conexión entre la Península y las dos capitales canarias es una línea de obligación de servicio público, pero no lo es la conexión directa con Lanzarote y con el resto de islas.  

Por su parte, Trasmediterránea ha señalado que quiere mantener su línea haya o no contrato con el Gobierno, pero que si no hay subvención tendría que ajustar los itinerarios. Por lo que esperan que se prorrogue el contrato durante dos años. El concurso ha quedado desierto, al haberse declarado una reducción del 30% en la subvención. 

El senador Óscar Luzardo señala que el Ministerio de Fomento está llevando a cabo las gestiones o para repetir el concurso con otras condiciones o  para prorrogar ese contrato y garantizar la conectividad.