Según este estudio, sólo en los últimos seis meses ocho de cada diez directores de almacén tienen como objetivo reducir, de media, un 19%  sus costes operativos, a pesar de lo cual, los directores de almacén admiten seguir perdiendo tiempo y dinero en procesos ineficientes ya conocidos.

El universo del estudio lo integran 250 directores de almacén y centros de distribución de los principales países europeos y Estados Unidos, que han manifestado que cada trabajador por turno de 8 horas de trabajo puede perder, de media, 15 minutos debido a procesos ineficientes. Para un almacén de tamaño medio con 50 trabajadores, esto supone perder casi 3.000 horas al año, cifra que puede aún mayor en centros de trabajo con más personal.

A pesar de que el 80% de los encuestados revela que entre sus obligaciones se encuentra la revisión de los flujos de trabajo, un 30% han declarado no haber realizado un análisis de los procesos en el último año y más de la mitad dice no haberlo hecho en los últimos tres años.

Flujos de trabajo ineficientes

La mayoría de los directores entrevistados, un 20%, creen que las operaciones más ineficientes se encuentran en los procesos de empaquetado y carga, seguidos muy de cerca por picking y control de inventario, ambos con el 18% de las respuestas de los directores.

Los directores de almacén que han llevado a cabo una revisión profunda de sus procesos manifiestan que el control de inventarios y la preparación de pedidos (picking) son las áreas donde resulta más sencillo ahorrar costes.

Quizá con cierta sorpresa, este estudio revela que aquellas compañías que no han llevado a cabo en los últimos años revisiones profundas de sus procesos de negocio tienen altos niveles de resistencia a hacerlo.

Los directores que no han llevado a cabo una revisión de sus procesos en el último año afirman que únicamente lo harían a día de hoy si hubiera que cumplir con alguna política de la compañía (28%) o bien si se detectaran pobres rendimientos (27%). Estas opiniones contrastan de forma importante con las de aquellas compañías que han llevado a cabo revisiones y han implantado nuevos procesos o mejorado los presentes recientemente. Estos últimos afirman que esas revisiones se han realizado bien por políticas corporativas (el 26%), por programas continuos de mejora (el 22%) y únicamente un 9% manifiesta haber llevado revisiones debido a pobres rendimientos.

Uno de los datos más impactantes del informe es que el 16% de las empresas entrevistadas afirma que únicamente revisará sus procesos en el caso de recibir quejas de sus clientes.

Afrontar los costes: cada segundo cuenta

Según la encuesta, los directores tienen como objetivo reducir los costes operativos en torno a un 19% de media este año.

Casi todos los entrevistados manifiestan ser capaces de lograr este objetivo. Al ser preguntados como mejorar el rendimiento en sus lugares de trabajo, el 89% afirma que la inversión en nuevas tecnologías les permitirá reducir los procesos ineficientes y mejorar su productividad.

Existe igualmente una percepción creciente de lo que puede aportar reducir meros segundos a la hora de llevar a cabo un proceso. Casi dos tercios de los encuestados (el 60 %) están de acuerdo en que las mayores oportunidades de ahorro a largo plazo pueden encontrarse en emplear menos tiempo en las miles de operaciones que se desarrollan en un almacén a lo largo del día.

Algunos ejemplos de cómo lograr este reto incluyen optimizar los recorridos de los operarios, emplear impresoras de etiquetas más rápidas, lectores más eficientes o eliminar las cargas de batería en mitad de los turnos.