El Consejo de Administración de Enaire ha aprobado el Plan Operativo 2021, con una inversión de 127,1 millones de euros durante este año que permitirá la transformación tecnológica y del espacio aéreo, además de impulsar la recuperación del sector aeronáutico.

La inversión se centrará en la digitalización de los sistemas de control y navegación aérea, la reestructuración del espacio aéreo y el desarrollo de nuevos conceptos operativos para impulsar el Cielo Único Europeo.

De esta inversión, 39,2 millones de euros se destinarán a sistemas digitales de control de tráfico aéreo, 19,8 millones para la modernización y mantenimiento de infraestructuras, y 15,7 millones para la optimización de los sistemas de comunicaciones aeronáuticas.

También se invertirán 15,3 millones en la actualización tecnológica de los sistemas de navegación y vigilancia, y 14,9 millones, a digitalización, desarrollo y soporte de sistemas de tecnología de la información y comunicación (TIC).

La inversión, que supone un incremento del 27% con respecto al año pasado, podrá estar financiada en parte por los fondos europeos NextGeneration, CEF y Horizonte 2020.

Plan de Vuelo 2025

Los objetivos estratégicos para los próximos años, que serán recogidos en el Plan de Vuelo 2025, en fase de elaboración y aprobación, pasan por reforzar la seguridad ante los nuevos riesgos emergentes, y mejorar los servicios prestados a través de la digitalización y la modernización del espacio aéreo.

También se pretende contribuir a la movilidad sostenible, minimizando el impacto de la actividad en el medio ambiente, impulsar la internacionalización de Enaire para posicionarse en un entorno global y liberalizado, y trabajar para la recuperación económica, mejorando la competitividad y adaptándose a los cambios estructurales del sector.

Por último, se utilizarán las nuevas tecnologías para ser más ágiles y eficientes, desarrollando una cultura centrada en las personas como principal activo de la empresa.

Otra medida adoptada para impulsar la recuperación en 2021 es la nueva rebaja en las tasas de navegación aérea, que se suma a las de 2018, 2019 y 2020, con lo que se pretende contribuir a la recuperación del tráfico aéreo ante su peor crisis en la historia y reducir los costes de las compañías aéreas.