Los transportistas de Ibiza piden la Gobierno que retire el uso del tacógrafo

Los tacógrafos registran automáticamente los tiempos de conducción y de descanso de los conductores profesionales para así garantizar la aplicación de las normas sociales en el transporte por carretera y evitar los accidentes causados ​​por la acumulación de la fatiga de los conductores.

Dado que las normas del tacógrafo están sujetas a continua adaptación a los nuevos desarrollos tecnológicos, la Comisión adoptó las especificaciones de la Digital Tachograph1 recogidas en el Reglamento (UE) 1266/2009 de la Comision de 16 de diciembre de 2009. Estas especificaciones se han introducido en dos fases.

En un primer momento, que corresponde con la fecha del 1 octubre de 2012, se recogen los cambios de software que permiten calcular mejor el tiempo de conducción, con un redondeo de tiempo más preciso y que no penalice siempre al conductor. Es la conocida como «regla del minuto» según la cual en un minuto cualquiera, se considerará que todo el minuto será del tipo de actividad de la que haya tenido lugar de forma continuada y durante más tiempo durante ese minuto.

En la legislación anterior, se estipulaba que cualquier minuto en el que hubiera habido cinco segundos de conducción, sería registrado el minuto completo como tiempo de conducción, con el consiguiente perjuicio en el cómputo del tiempo total de conducción.

La nueva legislación también resuelve el problema de la utilización de imanes para invalidar las lecturas del tacógrafo. La manipulación de los tacógrafos con imanes ha sido hasta ahora un fraude bastante común, pero con este dispositivo de nueva generación ya no será posible ya que ahora los nuevos tacógrafos deben comparar la entrada de señal del sensor de movimiento con una segunda fuente de movimiento, además de tener el sensor de movimiento protegido de campos magnéticos externos.

Hasta la fecha, tres son los fabricantes de tacógrafos que han obtenido la certificación correspondiente emitida por el organismo competente de la Comisión.

Con el fin de disminuir los otros tipos de posibles fraudes y simplificar aún más el uso del dispositivo por los conductores y operadores, el Parlamento Europeo y el Consejo están trabajando actualmente en la adopción de un nuevo reglamento para el tacógrafo sobre la base de la propuesta de la Comisión presentada en julio de 2011.