El Clúster de Innovación en Envase y Embalaje ha entregado los XI Premios Nacionales de Diseño y Sostenibilidad en una gala celebrada en Valencia. Los productos seleccionados, realizados con nuevos materiales, tienen en cuenta la experiencia de usuario y son retornables.

En esta edición, más de 600 estudiantes de 26 de universidades y escuelas de formación han participado para resolver los desafíos que han lanzado Logifruit, Industrias Alegre, Natra, Apisol y Eurobox.

En el primer caso, el reto era el desarrollo de un embalaje isotermo para su uso en la última milla de productos alimentarios. El ganador ha sido el proyecto Bambox de la Universidad de Zaragoza, consistente en una caja reutilizable, cuyo sistema aislante está realizado con bambú, un material 100% biodegradable y reutilizable, que incrementa la higiene y calidad de los alimentos.

El embalaje incluye una cámara vacía para conseguir un aislante eficiente, sostenible e higiénico, así como tecnología NFC para controlar la temperatura.

En el reto propuesto por Industrias Alegre, el trabajo ganador ha sido el Eco-Hybrid Box, presentado también por estudiantes de la Universidad de Zaragoza. Se trata de un embalaje versátil retornable para e-commerce que tiene en cuenta tanto la optimización de la cadena logística como la experiencia de usuario.

Su diseño permite que las cajas puedan apilarse sin necesidad de embalaje de refuerzo y considera la ergonomía del operario. También incorpora una tecnología de bloqueo mediante NFC para pedidos especiales, servomotores, seguimiento GPS y conexión 4G.

El proyecto reinventa la experiencia de ‘unboxing‘ gracias a un bloqueo seguro que se desliza de forma intuitiva para la extracción del pedido, permitiendo que el embalaje sea plegado y devuelto al centro logístico.

Los ganadores y finalistas pasarán directamente a la final de la categoría reservada a jóvenes de los Premios Liderpack.

Otros premiados

El desafío planteado por la multinacional de bombones Natra lo han ganado estudiantes de la Universidad de Mondragón, con el proyecto IRO, un envase cilíndrico de cartón y papel con una carcasa que gira para intercambiar el cuerpo y la cabeza de los dibujos.

En el caso de Apisol, el diseño ganador es un nuevo concepto de envase para miel, correspondiente al proyecto Izadi de la Universidad de Mondragón. Los estudiantes ganadores han planteado un envase realizado con materiales sostenibles, como el acero inoxidable, la madera y el vidrio, totalmente reciclable y recargable.

Por último, el proyecto Layer_BX de una alumna de la Escuela Superior de Diseño de Madrid ha sido el ganador del reto propuesto por Eurobox, con un podio que permite atraer al consumidor en el punto de venta, compuesto por cuatro piezas de materiales reciclables.

Los ganadores y finalistas pasarán directamente a la final de la categoría reservada a jóvenes de los Premios Líderpack, que convocan Graphispack y el salón Hispack. A su vez, entre los proyectos presentados, se seleccionarán los representantes españoles de los ‘WorldStar Student Awards‘.