Entre las medidas que regulan la utilización del tacógrafo recogidas en el Paquete de Movilidad se encuentra la obligación para los transportistas que realicen un transporte internacional de registrar en el tacógrafo cada vez que se cruce una frontera.

En este mismo sentido, si el aparato de control no lo registra automáticamente, el conductor deberá hacerlo manualmente al principio de la primera parada del conductor lo más cercano posible a la frontera del nuevo Estado miembro al que ha entrado.

Como informa Fenadismer, si inicialmente la Comisión Europea estableció que tal obligación se exigiría para todos los vehículos de transporte, sea cual sea el tacógrafo con el que vayan equipados, a partir del 2 de febrero de 2022, ahora un nuevo criterio indica que dicho plazo será de aplicación sólo a los vehículos de transporte equipados con tacógrafo digital, mientras que los que incorporen equipo analógico están obligados a hacerlo ya.

Así pues, en los vehículos equipados con tacógrafo analógico deberá consignarse manualmente en el disco, no sólo el símbolo del país junto a la localidad de origen y destino, sino que además deberán hacer una anotación en la parte trasera del disco cada vez que crucen la frontera, debiendo indicar el símbolo del país al que se cruza.

Fenadismer calcula que aproximadamente un 20% de la flota española, unos 80.000 vehículos de transporte de mercancías y viajeros, aún llevan tacógrafos analógicos. De ellos, los que hacen internacional lo hacen en servicios de corta distancia, principalmente con destino a Portugal y Francia.