La Confederación Empresarial Vasca (Confebask) ha manifestado la necesidad de impulsar la ‘Y vasca’ y su conexión, tanto con la meseta castellana, como con Francia, sin más dilaciones, ni cambios de rumbo, pese a la crisis y las consideraciones presupuestarias.

En ese sentido, ha mostrado su sorpresa porque se estén barajando opciones que, en su opinión, ralentizan su desarrollo y entran en contradicción con responsabilidades y acuerdos hace tiempo asumidos.

Confebask ha hecho públicas estas alegaciones tras la reunión de la Comisión Institucional de Seguimiento y Coordinación del Convenio para la construcción de la ‘Y vasca’, que ha tenido lugar en Madrid entre el Gobierno central y vasco.

La patronal vasca apunta que «el histórico aislamiento ferroviario de la Península Ibérica solo está hoy solventado a través del corredor mediterráneo«. Por ello, ha precisado que «no hay más conexión ferroviaria directa, sin rupturas para la zona cantábrica, que la que representa la Y vasca», algo que, en palabras de Confebask, adquiere una especial relevancia en lo relativo al intercambio de mercancías.

«Si la Y vasca es también considerado un proyecto estratégico para Europa es precisamente porque garantiza un transporte de mercancías más sostenible de cara al medio ambiente, que las largas colas de camiones que en otros tiempos podíamos ver en las fronteras, representando la mejor alternativa posible frente a la carretera«, ha señalado.

Para la patronal, la línea de alta velocidad, que unirá la meseta castellana con el norte de Francia, es un proyecto trascendental; no sólo para el desarrollo socioeconómico, la vertebración territorial y la conexión exterior del País Vasco, sino también para enlazar a España con Europa a través de los diferentes ejes existentes.

«En un mundo cada vez más global, el País Vasco no puede quedar al margen de las redes europeas”, ha manifestado. En opinión de Confebask, prescindir de este proyecto comprometería el futuro a largo plazo.

De esta forma, ha insistido en que “esta infraestructura no es un proyecto separado», sino que, en palabras de la patronal, forma parte de una iniciativa europea en términos de progreso y bienestar.

Además, han recordado que se trata de una iniciativa con la que la propia Europa ha reafirmado recientemente su compromiso, al incluir la Y vasca en su mapa de corredores prioritarios. Por lo tanto, para Confesbask, ello obliga a los gobiernos español y francés a cumplir con este proyecto. 

Por todo ello, han mostrado su sorpresa porque se estén barajando opciones y decisiones que, desde su punto de vista, no solo «ralentizan el desarrollo de esta infraestructura, sino que entran en abierta contradicción con responsabilidades y acuerdos hace tiempo asumidos».