Los principales núcleos logísticos de Cataluña siguen trabajando como en cuaquier otro día laborable.

Los principales núcleos logísticos de Cataluña siguen trabajando como en cuaquier otro día laborable.

Este miércoles 8 de noviembre, el sindicato minoritario Intersindical-CSC ha convocado una huelga general en Cataluña con el apoyo de los partidos separatistas, que ha tenido menor impacto con respecto a otras convocatorias anteriores.

Sin embargo, se han producido cortes en 21 de las principales arterias de comunicación de la comunidad, entre las que se encuentran la A-2 o la AP-7, que han provocado retrasos en el movimiento de los vehículos industriales a su paso por estos ejes, tanto en el tráfico regional, como en los tráficos nacionales e internacionales que atraviesan Cataluña.

Igualmente, también se ha impedido la circulación ferroviaria en algunas líneas de Cercanías, en el entorno de Barcelona, así como en el tráfico de la Alta Velocidad entre la capital catalana y Figueras.

Sin embargo, el tráfico de mercancías no se ha visto afectado por la movilización, así como tampoco las principales terminales ferroviarias de mercancías de la comunidad.

Sin embargo, tanto los puertos de Barcelona y Tarragona como los principales núcleos de actividad logística y polígonos industriales de la región, incluyendo la Zona Franca de Barcelona, así como los principales mercados de abastos funcionan como si fuera un día normal.

En Barcelona, la acción de algunos piquetes y manifestaciones ha desembocado en el corte de algunas calles con afectaciones de cierta importancia para la distribución urbana de mercancías que se han solventado con flexibilidad.

La paralización de vehículos de transporte ocasionada por la acción ilegal de los piquetes representaría, según calcula CETM, unas pérdidas de facturación para el transporte «sector estratégico y vital para el funcionamiento del  comercio y la industria»,  de unos 25 millones de euros por jornada, de los que 15 corresponderían al transporte internacional y el resto al nacional, regional y local.

En este mismo sentido, la Federación Regional de Organizaciones Empresariales de Transporte de Murcia, por su parte, reclama que se «garantice la libre circulación de mercancías por carretera, permitiendo cumplir los compromisos que las empresas de transporte tienen suscritos con sus clientes».