Pese a las dudas que generaba su condición de actividad esencial durante el estado de alarma, la Justicia ha dado vía libre a la aplicación de ERTEs por fuerza mayor en el sector del transporte de mercancías por carretera.

En este sentido, el Juzgado de lo Social número 1 de Murcia ha dictado una sentencia sobre la reclamación de nulidad instada por un trabajador contra el ERTE por fuerza mayor que había solicitado la empresa de transporte dedicada al auxilio en carretera para la que trabajaba, compañía que es miembro de la asociación sectorial Agrega-Grúas integrada en Fenadismer.

El auto juidicial confirma, según la organización empresarial, que las empresas de este sector no solamente pueden acogerse a ERTE por fuerza mayor las actividades que debieron paralizar su actividad relacionadas en el Decreto que declaraba el estado de alarma, sino todas las que también se vieron afectadas por dicha situación.

La sentencia señala que “el hecho de que el transporte de bienes y mercancías no estuviera suspendido” no contradice la posible existencia de una reducción de su actividad.

Así pues, según el auto “aunque la actividad y los descriptores de esa actividad empresarial no encaje exactamente en el elenco de actividades que el Gobierno decretó el cierre de esas actividades, no es posible una enumeración total de las actividades que se han visto limitadas por la situación decretada como alarma, pero ello no equivale a que situaciones como la descrita no se entienda que está claramente encuadrada, su baja actividad, en la situación de confinamiento y prohibición de circulación y movimiento que sí ha decretado y era/es la esencia del estado de alarma”.

Así pues, la sentencia tiene como consecuencia la desestimación de la demanda de nulidad y la confirmación de la calificación del ERTE por fuerza mayor.