España no consigue acelerar el desarrollo de la electromovilidad. Tal y como refleja el último barómetro trimestral de Anfac, las ventas de vehículos eléctricos puros o híbridos enchufables crecen, pero mucho más despacio de lo que sería deseable.

En el último trimestre, en España solamente se ha incrementado en 0,8 puntos en el índice de penetración del vehículo electrificado, llegando a 16,1 puntos, pese a que la media de la Unión Europea alcanza los 25,9 puntos.

Desde la Asociación, destacan el compromiso de los fabricantes y la ampliación de la oferta comercial, pero lamentan que el impulso a la electromovilidad haya llegado tan tarde.

Consideran que es necesario “un enfoque integral con participación activa y equilibrada de todas las partes» para contar con una oferta comercial potente pero también con planes de incentivos e instrumentos fiscales, una eficiente infraestructura de recarga y una buena formación.

España necesita duplicar sus ventas de vehículo electrificado para 2020 para alcanzar las cuotas de mercado necesarias para cumplir los objetivos de reducción de emisiones que marca la Unión Europea.

Por ello, es preciso que las administraciones favorezcan «una armonización y homogeneidad» de las políticas de movilidad que garanticen la cohesión territorial y den seguridad al usuario a la hora de adquirir un nuevo vehículo.

Planes de ayuda

En Anfac, sostienen que la dispersión de planes Moves por Comunidades Autónomas ha imposibilitado una comunicación única de la puesta en marcha de los fondos. Asimismo, la obligatoriedad de achatarrar un vehículo de más de 10 años para optar a las ayudas ha sido una barrera importante.

Aunque en épocas anteriores las ayudas se han agotado en horas, a falta de dos meses para su finalización, tan solo cinco Comunidades Autónomas han comprometido el 70% de sus fondos.

En cuanto a las infraestructuras de recarga, España ocupa los puestos de cola en la Unión Europa, con un nivel de 16,1 sobre 100 en el grado de cumplimiento del objetivo de instalación de puntos de recarga, frente a la media europea, situada en el 23,9. En el último trimestre, se han instalado 227, de los que solamente 14 son puntos rápidos.