El ministerio de Hacienda ha respondido a la Comisión Europea que ve «desproporcionado» tener que devolver los 198 millones de ayudas europeas concedidas a la ampliación del puerto gijonés de El Musel, tal y como pide la Oficina Antifraude de la UE (OLAF) por las irregularidades detectadas.

Tras examinar la información adicional suministrada por España, Bruselas decidirá en las próximas semanas cuánto dinero reclama.

«Las autoridades españolas han indicado que no creen que la recuperación de la contribución de 198 millones de euros del Fondo de Cohesión al proyecto sea proporcionada», ha explicado la portavoz de Política Regional, Shirin Wheeler.

«La Comisión está analizando ahora -ha proseguido la portavoz- una cantidad sustancial de información adicional proporcionada por las autoridades españolas».

«Sobre la base de este análisis, prepararemos una carta de cierre que puede proponer la recuperación de dinero ya pagado. Pero hasta que el análisis esté completo no podemos especular sobre cuánto dinero será», ha señalado Wheeler.

La Oficina Europea de Lucha contra el Fraude ha recomendado al Ejecutivo comunitario que reclame la devolución de la totalidad de los 198 millones de euros desembolsados para el Musel. Bruselas envió una carta al ministerio de Hacienda el pasado 11 de abril en la que le preguntaba si pensaba seguir esta recomendación y le ofrecía una solución negociada.

Ante la negativa de las autoridades españolas, la Comisión deberá recurrir con toda probabilidad a una corrección financiera unilateral y el caso acabará previsiblemente ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo.