España se sitúa como el tercer país europeo desde el que es más caro enviar un paquete a otro país del viejo continente, sólo superado por Suecia y Dinamarca, según revela un estudio elaborado por la Universidad de St. Louis por encargo de la Comisión Europea.

Según el informe, el precio de la paquetería transfronteriza se multiplica por cinco con respecto al de un envío nacional en la media de todos los servicios.

Además, el precio más elevado no está relacionado con los costes reales incurridos por el operador para la entrega del paquete en el país de destino, sino que la subida de precio se debe a las operaciones de última milla. 

Para la Comisión Europea, los resultados del estudio ponen de manifiesto el «fallo de mercado» que existe en la región en los servicios de paquetería y que, entre otras consecuencias, frenan la expansión del e-commerce transfronterizo al disuadir a los usuarios a la hora de vender o comprar productos en otro país.