El pasado jueves la Unión Europea (UE) daba el visto bueno final a las Redes Transeuropeas de Transporte, entre las que se encuentran como proyectos prioritarios los corredores Mediterráneo y Atlántico que discurren por España. 

España puede obtener entre 2.000 y 3.000 millones de euros en los próximos siete años para el desarrollo de los proyectos de desarrollo de los corredores Mediterráneo y Atlántico, según estimaciones de la Comisión Europea, según ha declarado el experto de la CE de Transportes, Carlo De Grandis.

Bruselas prevé que el corredor Mediterráneo pueda recibir más de 1.000 millones de euros en cofinanciación europea en los próximos siete años, siempre según los proyectos que se presenten. Una cantidad similar a la que puede ir a parar al corredor Atlántico.

La Unión Europea cuenta con 19.700 millones de euros para cofinanciar los proyectos prioritarios de las llamadas Redes Transeuropeas de Transportes (TEN-T) entre 2014 y 2020 a través del instrumento «Conectar Europa«, de los que la mayor parte irán a parar a los nueve grandes corredores de transporte europeos.

Los primeros fondos europeos de esta partida pueden llegar a los países antes de finales de 2014 y España está bien posicionada para lograr financiación, según fuentes comunitarias.

Los proyectos prioritarios, como los corredores de transporte, deberán estar finalizados para 2030, aunque De Grandis consideró que, en el caso español, buena parte de los trabajos pueden estar listos diez años antes.

«Somos optimistas respecto a que se puede hacer la mayoría de lo que falta para 2020 y tener estas líneas en operación, con trenes, puertos eficaces y más actividad económica generada y más inversiones extranjeras para España en 2020«, dijo De Grandis.

Respecto a la «Y» vasca, el experto comunitario señaló que espera que «se pueda acabar todo en 2018» y consideró posible que para 2020 haya trenes que circulen con Francia, aunque la instalación de la alta velocidad en todos los tramos tardará más en llegar.

Estas primeras estimaciones tienen que ser aún concretadas, para lo que la CE iniciará en enero unos estudios en detalle con los Estados miembros y otros actores implicados «para tener datos y prioridades precisas», según De Grandis.

Preguntado por si España podrá hacer frente a las inversiones que requerirá el desarrollo de los corredores, el experto de la CE dijo que el país «siempre ha hecho inversiones importantes en infraestructuras» y «bastante baratas» respecto a los mayores costes unitarios que afrontan otros países en este tipo de inversiones.