Viaducto La Pena en la línea Pau-Canfranc-Zaragoza

España y Francia presentarán una solicitud conjunta para obtener apoyo financiero a través del mecanismo CEF.

El grupo de trabajo cuatripartito que coordina los trabajos para la reapertura de la conexión ferroviaria internacional Pau-Canfranc, formado por España, Francia y las regiones de Aragón y Aquitania, ha acordado que solicitará ayudas europeas para el proyecto.

Se ha abordado el programa de estudios para el periodo 2017 – 2020, con el fin de definir los trabajos de acondicionamiento de la línea férrea para restablecer la circulación internacional de mercancías y pasajeros entre Pau, en la región francesa de Aquitania, y Zaragoza, teniendo en cuenta las directrices europeas de interoperabilidad.

Asimismo, recogerá las evaluaciones medioambientales y socioeconómicas requeridas por la normativa aplicable, así como las que permitan una buena realización del proyecto, e incluirá un informe para la realización de la encuesta de utilidad pública sobre la reanudación del servicio entre Bedous, Francia, y Canfranc, sección actualmente cerrada a la circulación.

Por último, se llevarán a cabo estudios y proyectos constructivos para conectar la línea con las plataformas logísticas aragonesas de Plaza y Plhus, para dotar a ambas plataformas de un servicio de transporte de mercancías.

Los miembros del grupo de trabajo se han comprometido a solicitar apoyo financiero a la UE, para lo que se ha elaborado una solicitud conjunta.

El dossier se presentará el 7 de febrero de 2017 en Bruselas para obtener ayudas a través del mecanismo CEF, que se resolverán el próximo mes de julio.