Los gobiernos de España y Francia han planteado a LD Lines prorrogar, al menos durante un año, las ayudas estatales que la naviera ha venido recibiendo durante los últimos cuatro años en la Autopista del Mar Gijón-Nantes, suspendida desde el pasado 17 de septiembre, por operar una de las líneas impulsadas por la UE para fomentar el uso del SSS por parte del transporte por carretera, según recoge La Voz de Avilés.

Ahora, los gobiernos están a la espera del visto bueno de la Comisión Europea, a la que no se ha solicitado ayuda financiera, si no que se haga cargo de la situación y no juzgue ilegales las ayudas que los estados aportarán a la naviera.

La relevancia de la UE no reside tanto en su contribución financiera como en la obligación de vigilar que los Estados no adulteren la libre competencia beneficiando a una empresa.

El posible problema

Cabe remontarse a la denuncia interpuesta por Transfennica, en los comienzos de la Autopista del Mar Gijón-Nantes, para analizar los problemas que podrían encontrar los gobiernos a la hora de recibir el visto bueno de Bruselas.

Transfennica, que explota un servicio de cabotaje entre Bilbao y Brujas, denunció ante la Comisión Europea la ventaja competitiva que suponían las ayudas a LD Lines. Efectivamente, tras analizar el conflicto, la Comisión estableció que las ayudas a la naviera para la linea Gijón-Nantes constituían «una subvención directa» que «confieren una ventaja económica a la empresa beneficiaría».

Pero la Comisión estableció que había suficiente demanda para ambas líneas, y que Transfennica apenas sufriría «perdidas marginales» por debajo del 6%.

Sin embargo, el problema que ahora se presenta para los organismos es que, lo que equilibró en su día la balanza para permitir la subvenciones por parte de Europa, fueron los límites que España y Francia dieron a sus ayudas, limitaciones que ahora pretenden ampliar. 

LD Lines aún no ha agotado las ayudas

Para salvar la línea mediante la ampliación de las subvenciones, los gobiernos estatales esgrimen, en primer lugar, que la empresa no ha agotado los 30 millones de ayuda que se fijaron como máximo.

En segundo lugar, las ayudas no rebasarán en ningún caso el 35% de los costes subvencionables, como lo designan las bases del programa Marco Polo que establece las subvenciones.

Además, la financiación pública recibida hasta hoy es de es de cuatro años, lo cual es inferior a la duración máxima de cinco años, prevista en las Directrices marítimas.

Por todas estas razones, los gobiernos y las navieras esperan que se produzca el visto bueno para ampliar la vigencia de la subvención conforme a los máximos fijados por las leyes europeas.

Duro golpe para el puerto

Durante el presente 2014, el puerto de Gijón ha movido hasta julio 1,19 millones de toneladas de mercancía general. De esta, el 31,9% corresponde al tráfico de vehículos operados en la Autopista del Mar. En 2013, LD Lines movió 661.334 tn, un 32,6% de la mercancía general movida, según recoge El Comercio.

Durante los años 2011 y 2012, el porcentaje fue aún mayor, con 627.780 tn, que supuso el 42,3% de la mercancía general movida en 2011, y 602.570 tn en 2012, representando el 41,1% de la mercancía general de todo el puerto.

Por otro lado, la multimodalidad en el transporte a través de la combinación entre ferrocarril y transporte marítimo por parte de los principales clientes de la línea, permitió que se redujesen la congestión del tráfico y las emisiones en el transporte, finalidad de las Autopistas del Mar impulsadas por la UE.

Por tanto, la suspensión de la línea no afecta solo, aunque será el mayor perjudicado, al puerto de Gijón, también a los 18.000 camiones que cada año usaban este servicio, así como a la sostenibilidad medio ambiental volviendo estos a las carreteras.

Buscar otras navieras interesadas

Después de varias semanas asegurando desconocer el resultado de las negociaciones llevadas a cabo entre los gobiernos español y francés con LD Lines para mantener la Autopista del Mar Gijón-Nantes, la consejera de Fomento gobierno asturiano, Belén Fernández, se reunió el pasado viernes 19 de septiembre con el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Rafael Catalá, para ser informada de la situación actual.

Ante la posibilidad de que el visto bueno de Bruselas no se produzca, desde el Principado de Asturias han solicitado a los organismos estatales que abran negociaciones con otras navieras que puedan estar interesadas, ya que «no basta con confiar la suerte del futuro de la Autopista del Mar a la negociación actual con la Comisión Europea», ha indicado Belén Fernández.