puerto Hamburgo, terminal de contenedores

Es preciso apoyar las inversiones para la descarbonización y defender la importancia de las conexiones marítimas de la UE con sus países vecinos.

Los puertos europeos necesitarán realizar inversiones por valor de 48.000 millones de euros en los próximos 10 años. Muchas de las inversiones que se realizan suelen ser de gran valor a nivel social, pero el retorno para los gestores portuarios es a menudo escaso y tardan mucho en obtener algún tiempo de beneficio.

Por ello, en estos casos se hace necesaria la inversión externa, pero en los últimos tres años los puertos solamente han obtenido el 4% de los fondos CEF dedicados al transporte, según el último estudio realizado por la Organización Europea de Puertos Marítimos, Espo.

Desde el organismo, han manifestado su satisfacción por la última propuesta que se ha conocido para la segunda convocatoria de este instrumento financiero e insisten en que merecen más de ese 4% y que los puertos han de ser reconocidos como una prioridad en el transporte transfronterizo.

Se trata de instalaciones que pueden conectar todos los Estados Miembros y al mismo tiempo conectar la dimensión marítima con un amplio ‘hinterland‘ y un área económica que suele exceder las barreras nacionales. En este contexto, desde Espo han realizado algunas sugerencias para optimizar la propuesta actual de la Comisión Europea respecto a los fondos CEF.

Una propuesta mejorada

Así, consideran que es preciso garantizar un porcentaje mayor a los puertos europeos, reconocer su naturaleza transfronteriza, apoyar las inversiones para la descarbonización y defender la importancia de las conexiones marítimas de la Unión Europea con sus países vecinos.

También se debe garantizar una óptima conectividad de Irlanda con el resto de Europa una vez se produzca la salida de Reino Unido de la UE y planificar una revisión del mecanismo ‘Conectar Europa’.

Además, reclaman que se defina mejor la cantidad destinada a proyectos de carácter militar, que obtienen uno de cada cinco millones de euros de los fondos, y utilizar parte para la mejora de las infraestructuras comunitarias, especialmente las portuarias, en particular en lo que se refiere a la ciberseguridad.

La propuesta de la Comisión aún debe debatirse en el Parlamento y el Consejo Europeos, pero pueden presentarse enmiendas hasta el día 13 de septiembre.