Portacontenedores Nordcheetah de Boluda

Es preciso avanzar en la mejora de las garantías de pago entre los actores involucrados.

‘Facturación y procesos de pago en el transporte marítimo mundial: ¿preparados para la disrupción?’que se puede descargar en este enlace (disponible en formato pdf, en inglés, de 12 páginas y 14,5 Mb).

A medida que los avances tecnológicos contribuyen a reducir los costes en el transporte marítimo, los analistas del sector marítimo se preguntan cómo afectará todo esto a los procesos de pago.

Desde la consultora Drewry estiman que en 2017, los contenedores movidos en rutas internacionales han exigido unos 1.260 millones de facturas que han tenido que ser tramitadas, verificadas, pagadas y procesadas por el departamento de contabilidad.

Con los niveles actuales de automatización en el pago entre cargadores, transitarios y navieras, se calcula que el coste total de estos procesos asciende a unos 34.400 millones de dólares anuales (28.837 millones de euros).

Por ello, la consultora ha elaborado un documento denominado ‘Facturación y procesos de pago en el transporte marítimo mundial: ¿preparados para la disrupción?’, en el que examinan las prácticas actuales y las razones por las que se llevan a cabo.

Oportunidades de mercado

Las ineficiencias que se han registrado suponen una oportunidad de mercado para los especialistas tecnológicos, especialmente en lo que se refiere a la simplificación o automatización de la facturación y las prácticas de pago para los cargadores y transitarios de pequeño y mediano tamaño.

También es preciso avanzar en la mejora de las garantías de pago entre los actores involucrados para que no sea necesario recurrir al ‘Cash Against Documents‘, consistente en transferir los documentos que representan la propiedad de la mercancía, contra el pago efectuado por la misma.

Todo ello contribuirá asimismo a agilizar y reforzar las operaciones de solicitud de cotización, reserva, confirmación, cumplimiento del servicio de transporte, facturación y procesos de pago, evitando errores y duplicación del trabajo durante la cadena de transporte.

En la actualidad, los métodos de pago que se suelen utilizar en el transporte marítimo son transferencias bancarias y cheques, mientras que el pago mediante tarjeta bancaria es muy poco común. Aunque ya existen soluciones automatizadas para los pagos en las rutas internas de Estados Unidos, en las oceánicas resultan prácticamente inexistentes.

En cuanto al uso de plataformas de pago, la mayoría aún están en las primeras etapas de desarrollo. Sin embargo, tal y como señala el informe de Drewry, para los cargadores de tamaño medio o grande, la automatización de ciertos procesos puede reducir drásticamente los costes y el uso de sistemas de intercambio electrónico de datos puede marcar diferencias muy significativas en el sector.