Volkswagen detecta nuevas irregularidades en los modelos Caddy y T6 de 2016.

Volkswagen cuenta de plazo hasta el 21 de abril para buscar una solución en EE.UU. al  fraude de los motores trucados.

Un juez federal ha fijado el 21 de abril de 2016 como fecha límite para que Volkswagen encuentre una solución para los vehículos diesel que circulan por las carreteras de Estados Unidos y que no cumplen con los estándares de emisiones.

Según informa Reuters, el juez había establecido previamente que el 24 de marzo la compañía debía explicar cómo iba a resolver el asunto, tras meses de negociaciones con el Departamento de Justicia, la Agencia de Protección Ambiental y la Junta de Recursos del Aire de California.

No obstante, aunque ha habido progresos en dichos encuentros, no se ha llegado a ningún acuerdo todavía. La solución del fabricante podría pasar por arreglar los 580.000 vehículos con motores trucados o volver a comprarlos. 

En este sentido, el estado de California permitiría una reparación parcial para que los coches pudieran continuar circulando, ya que una reparación completa sería prácticamente imposible. Sin embargo, es probable que la Agencia de Protección Ambiental no aceptara un acuerdo que no solucionase por completo el exceso de emisiones.

Si el 21 de abril no se ha alcanzado un acuerdo, el juez considerará celebrar un juicio este verano.

Los coches que han motivado este escándalo están equipados con un dispositivo de desactivación que les permitió pasar los tests de emisiones, pese a que multiplican por 40 los límites cuando se encuentran en circulación.

El Departamento de Justicia estadounidense demandó al fabricante en febrero y le exige 46.000 millones de dólares por violar las leyes ambientales del país. Volkswagen, así como sus marcas Audi y Porsche, tienen prohibido vender modelos diesel nuevos en el año 2016 en Estados Unidos. La compañía se enfrenta, además, a más de 500 demandas civiles.

Sirva de comparación acerca de cómo se ven las cosas en EE UU y Europa el hecho de que, mientras en California un juez ha concedido un mes más al fabricante alemán para que explique, de una vez, cómo va a ser el plan para sustituir el software fraudulento causante de los efectos ilegales en el medioambiente, en Europa se mantiene la tregua legal a cambio de inversiones y mantenimiento de los puestos de trabajo.