La Alianza 2M, el acuerdo pactado por Maersk Line y MSC después de que las autoridades chinas prohibiesen las Alianza P3, ha obtenido este miércoles 8 de octubre la aprobación por parte de los reguladores estadounidenses, dando el visto bueno al proyecto por el que las dos navieras más importantes del mundo en tráfico de contenedores compartirían buques.

Con esta nueva alianza, las dos compañías compartirían un total de 185 buques en los servicios europeos, transatlánticos y transpacíficos, que sólo a Maersk Line ahorraría unos costes anuales de 275 millones de euros.

Estados Unidos, al igual que la Unión Europea, también aprobó en su día la Alianza P3, por la que los miembros de la 2M, Maersk Line y MSC, proyectaban un proyecto conjunto con la francesa CMA CGM, que finalmente se quedó fuera del nuevo plan después de que las autoridades chinas considerasen que esta alianza vulneraba las leyes de competencia establecidas.

Aprobada por mayoría 

Cuatro de los cinco comisionados de la Comisión Federal Marítima (FMC) de Estados Unidos han votado en contra de recabar más información de los dos cargadores sobre el impacto de la alianza en los exportadores y puertos, por lo que la aprobación del país americano entrará en vigor el sábado, aunque aún debe recibir el visto bueno de los reguladores en Europa y China.

Por otro lado, entre los comisionados que han votado en contra de dar la luz verde a la alianza se ha defendido que hay muchas preguntas sin respuesta acerca de la misma, incluyendo la naturaleza de la relación diaria entre Maersk y MSC, indicando además que se debe establecer un sistema de control riguroso para este acuerdo, con el objetivo de prevenir un comportamiento no competitivo.

La Alianza 2M tendría la mayor cuota de mercado de todas las principales alianzas de transporte marítimo de contenedores en las rutas comerciales clave, con el 35% de la ruta Asia-Europa, el 31% del comercio transatlántico y el 22% de los contenedores transportados por el transpacífico.

Inicio de las operaciones en enero

Directivos de Maersk se han reunido este mes de septiembre con funcionarios de comercio y de transporte de China, con el objetivo de discutir la alianza 2M, algo que ya habían hecho el pasado 13 de septiembre en las reuniones mantenidas con el FMC, indicando que podrían comenzar a operar en enero de 2015 si recibe el visto bueno.

La Asociación de Transportistas de China, que representa a los exportadores y los propietarios de la carga, falló en contra de la llamada alianza P3, señalando que los cargadores chinos se verían expulsados ​​del mercado, a pesar de que China es el primer mercado mundial en importación y exportación de contenedores de carga. 

De alianzas y contenedores

El transporte marítimo de contenedores se ha caracterizado en 2014 por un dinamismo del sector en el que las principales navieras buscan poner en común sus recursos y capacidades, como respuesta al exceso de capacidad y las bajas tasas de flete que han afectado la industria del transporte marítimo desde el comienzo de la crisis económica en 2008.

De este modo, además de esta Alianza 2M, se ha conocido recientemente la intención por parte de CMA CGM, United Arab Shipping Co (UASC) y China Shipping Container Lines (CSCL), de llevar a cabo la alianza ‘Ocean Three’ para compartir recursos en la región de Asia-Europa, transpacífico y rutas transatlánticas, si bien esta última aún no ha recibido la aprobación de ninguno de los organismos reguladores