Varios estudios afirman que el 9% de los consumidores de la UE compran productos online en otros países y tanto minoristas como consumidores expresan su preocupación sobre las deficiencias de los sistemas de entrega utilizados. El 57% de los minoristas considera que las transacciones transfronterizadas son un obstáculo para el comercio frente al 47% de los consumidores. Un sistema de entregas y devoluciones eficaz es fundamental para facilitar un mayor crecimiento en el comercio electrónico. 

Según Micheal Barnier, comisario europeo de Mercado Interior y Servicios el Libro Verde permitirá identificar “las medidas adecuadas para mejorar la entrega de paquetes en el mercado único. Asimismo, ha asegurado que para que haya una correcta entrega en la UE hay que centrarse en las “expectativas de los consumidores y en las necesidades específicas del e-commerce”, ya que todo ello contribuirá directamente a impulsar el crecimiento del comercio electrónico y, por ende, a crear puestos de trabajo.

Elementos clave

Para abordar los problemas y desafíos del sector, se han abordado tres áreas prioritarias en el Libro Verde. En primer lugar, es necesario mejorar  los servicios de entrega de los consumidores y de las pyme en toda la UE. Por otro lado, hay que garantizar soluciones más rentables y mejores precios para los consumidores. Finalmente, se requiere promover la mejora de la interoperabilidad de los servicios de entrega entre operadores y minoristas.

Con este Libro Verde, la Comisión Europea obtendrá información sobre el actual mercado de entrega de los productos comprados online e autenticará los potenciales obstáculos para el desarrollo de un mercado a escala comunitaria integrada de entrega. Asimismo, se analizarán las opiniones de los interesados para mejorar la forma de servir a los intereses del consumidor y la empresa.

Con toda la información recopilada, la Comisión identificará soluciones para ayudar a desarrollar un proceso de entrega de paquetes sin problemas en la UE con el fin de apoyar el crecimiento del e-commerce y garantizar que los beneficios de este negocio sean accesibles a todos los ciudadanos europeos a través de un sistema administrativo eficaz y sostenible. 

El e-commerce es reconocido como un factor esencial para el crecimiento económico y para el desarrollo de puestos de empleo en la UE, por ello la Comisión estudia potenciar este sector e identificar las estretegias para impulsar la venta online en 2015.