En la jornada se ha destacado la importancia de armonizar la regulación europea para las escalas de los buques.

En la jornada se ha destacado la importancia de armonizar la regulación europea para las escalas de los buques.

La industria europea de cruceros construirá 75 buques por valor de 41.000 millones de euros en los próximos años. Así se ha señalado durante la VI Edición del «International Cruise Summit», celebrada recientemente en Madrid, que ha reunido a más de 400 asistentes.

En el evento se ha destacado la importancia que tiene el sector de cruceros para la industria portuaria y para la economía europea. Así, se ha recordado que durante 2015 la industria de cruceros ha generado 41.000 millones de euros de contribución total y ha empleado a más de 360.000 personas.

Asimismo, en la jornada se ha destacado la importancia de armonizar la regulación europea para las escalas de los buques, con el objetivo de que la industria siga creciendo teniendo en cuenta el compromiso que el sector tiene con el medioambiente y la sostenibilidad, y se ha invitado a los destinos a mejorar la integración del turismo con la ciudad en aquellos puertos más congestionados.

La planificación de rutas de cruceros también se ha tratado. En este sentido, se ha podido ver que cada vez se buscan puertos más cercanos entre sí, así como que en el futuro la disponibilidad de gas natural licuado en los puertos será un factor importante, dado muchos de los barcos que se construirán emplearán este combustible.

Otro de los temas destacados de la convocatoria ha sido la gran cantidad de buques en construcción y la actual cartera de pedidos de las navieras, dos puntos de interés por su implicación en las ventas y congestión de ciertos buques. Así, en el evento se ha afirmado que el mercado chino, al que estarán dedicados varios de estos nuevos buques, será muy importante.

Por otro lado, también se ha remarcado la importancia de volver a instaurar la normalidad en el Mediterráneo tras los diferentes atentados de los últimos meses, destacando el desafío que supone para la industria la actual situación geopolítica.