Sede de la Comision Europea en Bruselas

Sede de la Comisión Europea en Bruselas.

El Consejo de Transporte de la Unión Europea se ha reunido este viernes 13 de marzo con el fin de avanzar en el ‘cuarto paquete ferroviario’ la hoja de ruta del organismo comunitario, cuyo debate gira en torno, principalmente, a la liberalización de los servicios de pasajeros y el fortalecimiento del control de la infraestructura ferroviaria a nivel europeo.

Durante la última reunión se ha solicitado la opinión de los ministros que integran el Consejo en lo referente a los requisitos aplicables a las funciones de los administradores de infraestructuras, el papel de los organismos reguladores y el acceso a material rodante, con vistas a desarrollar una orientación general para el Consejo de Transportes del próximo mes de junio.

Durante el debate, un gran número de ministros han destacado que una talla única no constituiría una respuesta adecuada a la propuesta de liberalización del mercado ferroviario, siendo el tamaño de los diferentes mercados un aspecto a tener muy en cuenta.

En este contexto, desde varios Estados miembros han argumentado que dicha apertura en los pequeños mercados podría tener consecuencias sociales y económicas negativas, por lo que en los mismos ha de continuar aplicándose la adjudicación directa. 

Por otro lado, la mayoría de los ministros se han mostrado de acuerdo en la importancia que la igualdad de condiciones tiene en el mercado ferroviario, donde el administrador de la infraestructura debe ser independiente, imparcial y transparente.

Desde muchas delegaciones han señalado que los administradores de infraestructuras institucionalmente separados no deben estar sujetos a los mismos requisitos de independencia que los administradores verticalmente integrados, expresando del mismo modo su apoyo a que dichos requisitos se diferencien según las distintas funciones. 

Debate en torno a los organismos reguladores

Menos consenso existe en lo que respecta al papel de los organismos reguladores, abogando algunos por una regulación fuerte mientras otros defienden que esta no debe ir más allá de lo necesario. Además, otros ministros han señalado que el control estaría justificado en algunos casos de instituciones integradas, pero no para estructuras separadas.

En cuanto al acceso al material rodante, los estados miembros han coincidido en que las normas europeas para garantizar el acceso efectivo y no discriminatorio a material rodante no debe ser demasiado detalladas o estrictas, por lo que correspondería a cada Estado miembro seleccionar medidas apropiadas teniendo en cuenta su situación nacional.

Por último, cabe destacar que el objetivo de tener una orientación general sobre la apertura del mercado para junio, propuesto por la presidencia del Consejo, ha sido respaldado por la mayoría de los Estados miembros, mientras varias delegaciones han aprovechado la oportunidad para destacar la importancia de concluir el pilar técnico lo antes posible.