transpaletas manuales chinas

Europa estudia si mantener las restricciones a las importaciones de transpaletas chinas.

Este viernes 14 de octubre expiraba oficialmente la norma comunitaria que establecía un derecho antidumping definitivo respecto a las importaciones de transpaletas manuales y sus partes esenciales (chasis y sistema hidráulico) originarias de China, que fue ampliado también a las importaciones del mismo producto procedentes de Thailandia.

No obstante, la Comisión ha recibido una solicitud de reconsideración de la expiración de estas medidas, presentada por los fabricantes Toyota Material Handling y PR Industrial.

Según ambos fabricantes, que representan más del 25% de la producción total de la Unión Europea de transpaletas manuales y sus partes esenciales, la expiración de estas medidas acarrearía probablemente una continuación del dumping y del perjuicio para la industria europea. 

Teniendo en cuenta que China no es un país de economía de mercado según el Reglamento comunitario que regula este ámbito, los fabricantes establecieron en sus alegaciones el valor normal de las importaciones chinas a partir del precio en un tercer país de economía de mercado: Brasil.

La alegación de probabilidad de continuación del dumping se basa en la comparación entre el valor normal y el precio de exportación, es decir, el de fábrica, de las transpaletas manuales vendidas por China para su exportación a la Unión Europea.

Incidencias negativas para la industria europea

Por otro lado, los fabricantes también han aportado «indicios razonables», según la propia Comisión, de que las importaciones en la Unión de estos sistemas procedentes de China han seguido siendo importantes en términos absolutos y en términos de cuota de mercado.

En concreto, el volumen y los precios del producto importado han tenido, entre otras consecuencias, una incidencia negativa en el nivel de los precios aplicados por la industria europea, lo que ha tenido efectos muy desfavorables en el rendimiento global y la situación financiera de dicha industria.

Además, los fabricantes alegan que, si se permitiera que las medidas expirasen, cualquier nuevo aumento importante de las importaciones a precios objeto de dumping procedentes de China podría causar un nuevo perjuicio a la industria de europea.

Al considerar que existen suficientes pruebas para justificar el inicio de una reconsideración, la Comisión Europea ha iniciado el proceso, para analizar el mercado durante los próximos 15 meses.