La Comisión Europea ha intensificado la investigación, puesta en marcha el pasado 2011, sobre el posible cártel llevado a cabo por varios de los principales fabricantes de vehículos para la coordinación consensuada en sus políticas de precios, que podría derivar en fuertes multas para los mismos.

Durante los últimos días, el Ejecutivo ha dado un importante paso en dicha investigación con el envío de escritos formales a los fabricantes Daimler, Volvo, MAN e Iveco, algunos de los que el organismo sospecha. Por otra parte, desde Scania, controlada por el Grupo Volkswagen al igual que MAN, no han señalado haber recibido tal escrito.

Aunque desde la UE no se han facilitado los nombres de las empresas que están estudiando, los fabricantes señalados han confirmado la recepción de estas llamadas y cartas formales, indicando desde varios de ellos que esperaban dichas comunicaciones, teniendo en cuenta la investigación abierta.

Importantes multas

En el caso de que la Comisión Europea llegue a la conclusión de que existen pruebas suficientes para demostrar el abuso de posición dominante en el mercado, mediante la fijación de un cártel de precios, los fabricantes podrían enfrentarse a multas de hasta un 10% en sus ingresos anuales.

Por otro lado, desde el departamento de Competencia han indicado recientemente que consideran muy difícil llegar a acuerdos convenidos en el caso de los vehículos industriales, por el peso que el aumento de los costes en el transporte por carretera tiene en el resto de la economía mundial, en referencia a los acuerdos que la Comisión lleva a cabo en algunos casos con las empresas con el objetivo de agilizar los trámites, mediante los cuales se ofrecen a los posibles culpables una reducción en las multas si reconocen que vulneraron la ley de competencia.

Algunos fabricantes se preparan 

El informe anual de cuentas de 2013 de Volvo ya recogía que la compañía podría recibir un duro golpe financiero con motivo del estudio llevado a cabo por la UE. «Es probable que el resultado y los flujos de caja del grupo puedan verse afectados negativamente como resultado de la investigación en curso», señalaba el mismo. 

Del mismo modo, Daimler también ha advertido a los accionistas de que puede que tengan que pagar «multas considerables».