repostaje electrico

Los camiones eléctricos ganarán cuota de mercado cuando los políticos expliquen sus planes de inversión en estaciones de recarga.

El desarrollo de camiones eléctricos avanza a gran velocidad en el ámbito internacional. Prueba de ello es el futuro lanzamiento de un vehículo de este tipo por parte de Tesla, con el que aspira a transformar el sector de la automoción, según recoge el último informe de Transport & Environment, T&E.

El fabricante está demostrando que estos camiones pueden producirse a un precio razonable, por lo que otros competidores están planeando entrar en este mercado. Sin embargo, es preciso contar con una infraestructura de carga adecuada, y Europa aún está lejos de esa situación.

Aunque tradicionalmente siempre se ha pensado que un vehículo eléctrico de 40 toneladas sería demasiado caro y no se adaptaría a las necesidades operativas de los profesionales, Tesla no es el único que ha apostado por esta tecnología. De hecho, Mercedes estádesarrollando un camión de reparto de 26 toneladas eléctrico, y a través de Daimler, ha comenzado la producción del Fuso e-Canter, también 100% eléctrico, mientras que MAN está desarrollando también un modelo eléctrico.

La principal ventaja de estos vehículos es el coste, ya que si fueran más caros que los diésel, nunca podrían triunfar en el mercado. Si bien es cierto que la batería podría sumar entre cuatro y cinco toneladas más de peso al vehículo, la cadena cinemática será más ligera y pueden utilizarse otros materiales para la construcción, como aluminio o fibra de carbono.

Puntos de recarga

Además, tal y como indican desde T&E, el 48% de los trayectos que se realizan en camión en la Unión Europea son de menos de 300 kilómetros. No obstante, para viajes más largos, los operadores que apuesten por la tecnología eléctrica necesitarán contar con puntos para recargar la batería, bien en instalaciones propias o en estaciones de servicio.

La falta de esta infraestructura limitará inicialmente el uso de estos vehículos a determinadas rutas, preferentemente aquellas en las que deba volverse al lugar de partida, pero si la situación económica es favorable, los camiones eléctricos empezarán a ganar cuota de mercado, especialmente si los políticos logran acabar con la incertidumbre sobre los planes de inversión en estaciones de recarga.

Apoyo institucional

Asimismo, es importante señalar que hasta ahora los fabricantes no han contado con ningún tipo de incentivo para desarrollar cadenas cinemáticas alternativas, por lo que sería necesario más apoyo institucional para lograr el objetivo de cero emisiones en el transporte por carretera.

Desde la Unión Europea, se debe prestar apoyo a los vehículos de cero emisiones, incluir a los camiones en las normativas para vehículos limpios, y utilizar el presupuesto para 2020 para electrificar los sistemas de transporte de mercancías.

Transport & Environment también pone el foco en la necesidad de implantar descuentos en los peajes para los vehículos eléctricos, una revisión continua de la Directiva de Vehículos Limpios y una reforma de la Directiva de Impuestos Energéticos para aumentar los del diésel.