La Comisión Europea ha pedido a las autoridades francesas explicaciones por los incidentes registrados el pasado mes de julio en su territorio, cuando varios camiones de transporte de fruta española fueron atacados, y ha pedido datos sobre las medidas tomadas por París para «eliminar estos obstáculos».

También ha recordado a los afectados por el boicot que los operadores económicos «pueden solicitar indemnización por las pérdidas sufridas» ante los órganos jurisdiccionales nacionales y advierte a Francia de que si se producen nuevos ataques, la Comisión estudiará «qué otras medidas» pueden emprenderse.

En una respuesta escrita a varios eurodiputados españoles, el comisario de Industria, Nelli Feroci, ha advertido de que Bruselas está «vigilando la evolución» de este caso, «sobre todo en vista de posibles acciones similares en el futuro por parte de los agricultores franceses».

El comisario apunta que es competencia de los Estados miembros garantizar en su territorio la libre circulación de mercancías «e impedir que determinadas acciones lo obstaculicen», aunque «no siempre es fácil prever cuando se va a producir la primera de este tipo».

Por ello, el Ejecutivo comunitario se ha puesto en contacto con las autoridades galas y les ha pedido datos «sobre las medidas adoptadas para eliminar estos obstáculos en su territorio», como garantía de que se salvaguarda el principio de libre circulación de mercancías.

De esta forma, Feroci ha respondido a los eurodiputados que la Comisión está al tanto de lo ocurrido en julio en Perpiñán, en Francia, y apunta que los hechos «pueden considerarse un obstáculo a la libre circulación de mercancías» contemplada en la normativa comunitaria.

También explica que son los gobiernos nacionales los que están «obligados» a tomar «medidas razonables y proporcionadas» para informar a los afectados por una violación del Tratado de la UE de cuáles son las vías de recurso «para obtener compensación» y de los pasos a seguir para ello.