Los marineros de todo el mundo aún pueden viajar a Europa para unirse a los buques en los que sean reclamados, incluso si proceden de áreas que están enfrentando un fuerte repunte de los casos de Covid-19, como India, donde los positivos superaban los 300.000 a mediados de mayo.

Traer a las tripulaciones a Europa o sacarlas de aquí no resulta problemático por el momento, han explicado desde la compañía neerlandesa Boers Crew Services, que opera encargada de ayudar a trasladarlas hacia y desde los puertos de Países Bajos, Bélgica y Alemania.

Así, si un marinero vuela desde Manila, en Filipinas, hasta Ámsterdam, se le puede trasladar al puerto para un cambio de tripulación, si bien tendrá que someterse al test del Covid-19 y sería recomendable que pasara una cuarentena en un hotel. En cualquier caso, si el resultado de su prueba es negativo, no supondría ningún problema que embarcara.

El mismo proceso se aplica a los marineros que quieren volar fuera de Europa tras dejar el barco. Es prácticamente un procedimiento idéntico, si bien en la mayoría de los casos no es necesario el periodo de cuarentena en un hotel.

En cualquier caso, aseguran que aunque trasladar a los trabajadores a Europa sigue siendo relativamente sencillo, llevar a cabo los cambios de tripulación sí está generando algunas dificultades por las normativas respecto a la inmigración y la sanidad que se están aplicando en los diferentes países.

Los marineros que proceden de países externos al espacio Schengen necesitan un visado, y con algunas embajadas cerradas a consecuencia del Covid-19, ciertos trámites no pueden realizarse hasta la llegada a Europa.

Asimismo, se ha dado el caso de que las normativas en un puerto difieran de las de otro en el mismo país, lo que significa que es importante ser flexibles para encontrar soluciones.