La Generalitat de Cataluña ha dictado una resolución por la que desde el pasado viernes 19 de Abril se prohíbe la circulación de forma permanente, a los vehículos de transporte de mercancías de 4 o más ejes en todo el trazado de la Nacional 2 (N-II) que discurre por la provincia de Gerona, excepto aquellos que tengan origen o destino en las comarcas próximas a la carretera nacional. En la propia resolución se informa que el incumplimiento será sancionado con multa de 500 euros.

En opinión de las asociaciones de transportistas, tanto de la AGTC, como de Astac Condal y de Fenadismer,  ni en España ni en el resto de Europa existen precedentes de una prohibición similar. Nunca con anterioridad se había prohibido la circulación de camiones en una carretera de ámbito nacional en un recorrido tan extenso, más aun teniendo en cuenta el carácter estratégico de dicha vía al conectar el tráfico natural de  mercancías de todo el Mediterráneo así como del centro de la península con el resto de Europa.

Por ello, las asociaciones de transportistas han decidido impugnar judicialmente la media aprobada por vulnerar la legislación sobre tráfico y la jurisprudencia nacional y europea sobre la materia, al considerar que atenta al derecho fundamental a la libre circulación de mercancías en el ámbito de la Unión Europea.

Concentración de camiones

Con el lema elegido para la campaña de protesta:

“Los transportistas ya pagamos demasiados impuestos. Paso libre N-II”
“No queremos, ni podemos pagar más impuestos”

como medida de protesta y coincidiendo con la fecha de entrada en vigor de la citada prohibición, este pasado viernes se ha llevado a cabo una concentración de camiones promovida por la Federación Nacional de Asociaciones de Transportistas de España, en colaboración con sus organizaciones territoriales catalanas Asociación General de Transportistas de Cataluña (AGTC) y la Asociación de Transportistas Agrupados Condal (ASTAC).

Durante la misma, los transportistas se han concentrado, con éxito de participación según los convocantes, junto a los peajes de la autopista AP-7 de la Jonquera (salida 2) y de Maçanet de la Selva (salida 9), a los que la resolución aprobada por el Servicio Catalán de Tráfico obliga a utilizar a los más de 3.000 camiones que diariamente vienen utilizando la N-II.

A lo largo de esta semana se anunciarán nuevas medidas de protesta contra dicha resolución, por considerarla “ilegal, injusta y contraria al derecho fundamental a la libre circulación de mercancías que proclama la Unión Europea”.