El Club de Exportadores e Inversores Españoles ha elevado al Gobierno una batería con diez propuestas que deberían ponerse en marcha de forma inmediata para reactivar el sector exterior y conseguir que pueda erigirse en motor de la recuperación.

Teniendo en cuenta que las exportaciones de mercancías se han desplomado un 39,3% en abril, es imprescindible potenciar la competitividad del país, por lo que resulta contraproducente aumentar los impuestos a las empresas o las cotizaciones a la Seguridad Social, lo que iría en contra de las medidas aplicadas por otros países del entorno de España.

Así, se debe mantener una política económica alineada con el resto de países europeos, renunciando a implantar un impuesto sobre las grandes fortunas o sobre el patrimonio, o establecer cambios radicales en la política laboral.

Asimismo, es preciso impulsar un marco normativo que facilite el aumento de tamaño de las pymes, para elevar el número de exportadores regulares, que en España se sitúa en 53.000. En relación con este punto, destaca la propuesta para aumentar los umbrales de declaración trimestral de impuestos de seis millones a veinte, y ampliar el requisito para la creación de comités de empresa de 50 empleados a 100.

Otro de los aspectos prioritarios es avanzar en la diversificación geográfica de las exportaciones españolas. Se recomienda revisar las prioridades de las políticas de internacionalización, poniendo el punto de mira en zonas como Asia Oriental, el Sudeste Asiático o el África Subsahariana.

Para ello, se recomienda potenciar la red de las oficinas, ampliar su cobertura geográfica y dotarlas de un mayor poder de representación de las empresas. Con el fin de reactivar la movilidad internacional, también es urgente el restablecimiento de las conexiones aéreas y la utilización de pasaportes sanitarios.

Medidas fiscales

En el campo fiscal, se ha solicitado no penalizar fiscalmente la implantación de filiales de empresas españolas en el extranjero y aumentar el Fondo para la Internacionalización de la Empresa y el Fondo para Operaciones de Inversión en el Exterior de la Pequeña y Mediana Empresa.

Por otro lado, se recomienda ampliar las líneas de garantías de ICO y Cesce en su importe, y que se adapten en los porcentajes de cobertura a las necesidades de los diferentes sectores. Otras medidas pasan por recuperar la concesión de ayudas no reembolsables para que empresas españolas realicen estudios de viabilidad de proyectos en el exterior, y la derogación de la ley de deuda externa de 2006.

Asimismo, el Club de Exportadores propone favorecer la contratación de empresas españolas para la ejecución de proyectos de cooperación al desarrollo y solicita el diseño de una campaña que defienda y promueva la imagen internacional de España y las actuaciones de sus empresas durante la crisis sanitaria.